El Reglamento 517/2014 sobre los gases fluorados de efecto invernadero, en su artículo 4 punto 1 indica lo siguiente:
"Los operadores de aparatos que contengan gases fluorados de efecto invernadero en cantidades equivalentes a 5 toneladas de CO2 o más no incluidos en espumas velarán por que dichos equipos sean objeto de control de fugas."
El gas más utilizado a día de hoy en los equipos de climatización es el R410A que emite 2,088 toneladas de CO2 por kilo de refrigerante, por lo tanto todos los equipos que tengan más de 2,4 kg de gas refrigerante se verán afectados.
Los controles serán efectuados por personas físicas certificadas con arreglo a las normas previstas en el artículo 10.
Se deberá realizar una revisión anual por un operador cualificado.



Publicado: 29 de Noviembre de 2016